Los cráteres siberianos y el audiovisual español

816956919888446019

Ayer, leyendo el post “La teoría de la botella de champan” escrito por Rafael Linares en Innovación Audiovisual (uno de los blogs mas punteros en este campo de los que se publican en este país), acabe decidiéndome a plasmar blanco sobre negro un planteamiento que me ronda la cabeza durante mucho tiempo.

Si habéis estado atentos a las noticias durante el pasado mes de Julio, sabréis que se han descubierto una serie de cráteres a lo largo y ancho de Siberia, agujeros para los que todavía se esta buscando una explicación científica, ya que explicaciones pseudo científicas hay a montones (me extrañaría mucho que Iker Jimenez no hubiera hablado ya sobre agujeros del infierno o algo así).

Para mi estos cráteres son la metáfora ideal para explicar una situación que vengo observando de un tiempo a esta parte en el panorama audiovisual español y es el enorme agujero generacional y tecnológico que existe entre los que toman las decisiones e invierten y los que tienen las ideas, el impulso y la creatividad.

Esto se traduce en que los que están en el lado de las decisiones y los dineros tienen un miedo atroz a dar un paso en falso y caer al enorme agujero oscuro del fracaso y las perdidas, por lo que se acaba apostando por lo fácil y lo seguro, sin innovación apenas.

Por otro lado, los que están del lado de la innovación, tienen mucha fuerza creadora, ilusión y ganas, pero están faltos de aquellos recursos que les ayuden a crear el puente que les lleva al lado de las decisiones y los dineros y poder demostrar que su producto es bueno y viable.

Lamentablemente, la crisis ha conseguido que este agujero cada vez se haga mas grande, separando aun mas ambos extremos y haciendo que los del lado de las decisiones ni siquiera piensen en acercase lo mas mínimo al abismo para tender esos puentes tan necesarios para el desarrollo del audiovisual en nuestro país.

Personalmente creo que la solución al problema de cruzar el agujero es crear nuestra propia pasarela. Para construir una pasarela, no hay un único método y todos pueden ser perfectamente validos. Solo hay que tener claro cual es el destino al que uno quiere llegar y empezar a construir. Ya se que es difícil y mucho mas arduo de lo que parece, pero al final todo es empezar.

Mi predicción (quizá un tanto optimista es la siguiente). Espero que la gente que consiga llegar al otro lado, irá abriendo nuevas rutas por las que el resto transitarán de forma mas o menos segura, cruzando ese abismo hasta que los que toman las decisiones se den cuenta del potencial enorme que constituye el crear un enorme puente entre ambos lados y beneficiarse de todo lo que se les ofrece.

Tan solo me queda por decir una cosa a los que ya han empezado a construir esas pasarelas: animo que estos enormes agujeros son salvables y que de la misma manera que han aparecido, pueden desaparecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s